El tópico grecolatino del concilio de los dioses

S. Romano Martín (2009), El tópico grecolatino del concilio de los dioses. Spudasmata 125, Hildesheim: Olms, 464pp., ISBN: 978-3-487-13984-5. Remito a Google Books para más información sobre el libro: librerías, bibliotecas, vista de fragmentos, etc.

Debería presumir en este artículo de haber escrito yo misma el libro que voy a presentar, pero no lo haré. Todos sabemos lo que cuesta escribir una tesis y que luego te la publiquen en alguna editorial que merezca la pena, así que no voy a insistir en ello. De lo que sí puedo presumir aquí, que no trato cuestiones filológicas sino tipográficas, es de la maquetación del volumen.

Tipografía

Cuando enviamos el manuscrito (el pdf, entiéndase) a los de la editorial Olms, nos contestaron sorprendidísimos de que tuviera «—amazingly!— already the layout ready for printing». Y no podía ser menos, claro. Mi tesis era un tocho de más de setecientas páginas, y para hacerla publicable había que dejarla en cuatrocientas o poco más. Y lo logré quitando impedimenta ad tesin y convirtiendo el texto en una monografía más útil y práctica. Y ajustando el layout, como decían ellos, con el InDesign y con la maravillosa fuente Arno Pro, del genial Robert Slimbach. La Arno no sólo incluye tamaños ópticos para textos pequeños o grandes, toda clase de versales, números antiguos, variantes decorativas y ligaduras necesarias o caprichosas, sino que todo ello existe también para el griego politónico y para el cirílico. Quod erat fruendum, claro.

Maquetación

La redacción de mi tesis fue pasando por diferentes procesadores de texto según avanzaba. La empecé con un venerable WordPerfect 5.1, que me dejaba incrustar letras griegas —de manera penosa, pero posible—, y luego fui pasando por diversas versiones de MS Word, con las que, hasta que Windows no se «convirtió» al Unicode, no había manera humana de escribir en Griego decentemente. La acabé con el Word 2003, que he de reconocer que era el mejor que había utilizado, en Unicode y usando fuentes Open Type, pero el resultado era bueno sólo como trabajo escolar (como Tesis, quiero decir…); no era publicable tal cual.

Así que la pasé toda al Adobe InDesign, que para aquel entonces ya permitía insertar notas a pie de página, y le di un buen lavado de cara. Había que ahorrar páginas pero sin sacrificar legibilidad, y creo que el resultado no quedó nada mal.

Tuve que condensar en uno solo los dos índices que tenía el original (por aquello del espacio, mayormente), y el InDesign resultó una herramienta maravillosa también en este caso. Me hizo ilusión poder utilizar la negrita, aunque sólo fuera para marcar algunos numeritos.

Reconozco que para este libro seguí muy de cerca los consejos de The Elements of Typographic Style, la obra maestra del poeta y tipógrafo Robert Bringhurst. Es uno de mis libros de cabecera desde hace tiempo, como no podría ser menos. Y me alegra que se note: es muy evidente su influencia en la estructura de la página, las notas al pie, el color, el ritmo del texto y los títulos, etc.

Making-off del reportaje

Como puede observarse, Penny estaba interesadísima en lo que estábamos haciendo, con el trípode, la cámara y tanto espacio libre en la mesa, y se empeñaba en ayudar. Así que le saqué un retrato para la posteridad. Tiene seis meses.

También te puede interesar

2 comentarios El tópico grecolatino del concilio de los dioses

  1. Richard Sabino

    Saludos Sandra.

    Buscando sobre fuentes griegas unicode y teclados virtuales, me hallé con tu blog hace algunos añitos, y me parece muy sui generis.

    Me encanto la foto del maucito usando su patita de pisapapeles, je je je je, grisecito con sus rayas negras ¿es machito o hembra?.

    Quisiera hacerte unas preguntas, si es que tienes tiempo disponible para contestarmelas.

    1.- ¿Con InDesign se pueden colocar tanto notas a pie de pagina como notas a un costado de pagina, al estilo del diseño de las bíblias?

    2.- ¿Usas la pronunciacion erasmiana o la heliniki cuando lees textos griegos?

    3.- En koiní y en helenikí se utiliza αυτός para la 3era persona, pero ¿Con cual palabra se le designaba en el griego clásico?

    De antemano, muchas gracias.

    Atte
    Richard

    Responder
    1. Sandra

      Hola Richard,

      Gracias por la visita. Mi chica se llama Penny, es una buena moza ya.

      Con InDesign puedes hacer toda clase de milagros. Las notas por defecto que trae son al pie, pero con un poco de maña y algún script las puedes poner en columnas, al margen, al final, etc. Date una vuelta por la web de Peter Kahrel: http://www.kahrel.plus.com, es una maravilla.

      En cuanto a las pronunciaciones del griego, depende del griego que se trate. El griego moderno hay que pronunciarlo al estilo δημοτική (si quieres que los griegos te entiendan, claro), pero para el antiguo es mejor la pronunciación erasmiana, te facilita las cosas muchísimo :mrgreen: :mrgreen:
      Si tienes dudas sobre la gramática del griego clásico, consulta una buena gramática, hombre. El pronombre personal de tercera persona no es único en griego antiguo (como tampoco en latín), son lenguas algo más complejas. Con ésta estudié yo: http://www.casadellibro.com/libro-gramatica-griega/9788476769645/850278.

      Un fuerte abrazo, y gracias de nuevo por la visita.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.